Fanfic Resplandor entre Tinieblas – Capítulo 66. Amor y fe

31 de mayo del 2020

Resplandor entre Tinieblas - Capítulo 66. Amor y fe

Resplandor entre Tinieblas

Por
WingzemonX

Capítulo 66.
Amor y fe

Luego de despedir a Mark en el vestíbulo, Ann subió las escaleras hacia la planta alta y caminó por el pasillo hacia el cuarto de su sobrino, parándose firme delante de su puerta. Tuvo el tic, casi nervioso, de pasar sus dedos por cabello para acomodarlo, y entonces tocó a la puerta con delicadeza.

—¿Damien?

—Pasa, tía —le respondió una voz juvenil desde el interior del cuarto, y Ann le tomó la palabra.

Al abrir la puerta, encontró al joven Damien Thorn de doce años, de pie frente a su ventana abierta que daba al patio (el mismo que ella vigilaba hace unos minutos), con su nueva cámara profesional delante de su rostro, enfocando hacia el exterior. Tenía sus cabellos negros cortos peinados de lado, con su flequillo cayendo sobre el lado derecho de su frente. Usaba el mismo uniforme y abrigo que su primo Mark. Y, en cuestión de buena apariencia, no tenía nada que enviarle a su primo; si acaso el hecho de que éste era notablemente más alto que él, incluso considerando el hecho de que Mark era un año mayor.

—¿Ya estás listo? —le preguntó Ann, aproximándosele por un lado.

—Más o menos —respondió Damien un tanto reticente, tomando entonces una fotografía, y un segundo después una más.

—¿Estás tomando fotos del patio otra vez? ¿No tuviste suficiente tiempo estos días para hacer eso?

—Sólo quería experimentar un poco más con la cámara nueva antes de irme. El invierno se acerca, y los árboles están tomando un bello color. —Bajó en ese momento el dispositivo y comenzó a revisar las fotografías que había tomado, intentando elegir la mejor—. En la Academia ni siquiera me dejaran tenerla.

Damien era bueno en muchas cosas (por no decir en todas), pero en realidad no mostraba un interés genuino en casi ninguna. Uno de esos escasos gustos, y quizás el más importante, era la fotografía. Había comenzado a mostrarse atraído a ello recién ese año. Y aunque en inicio sus tíos y su primo creyeron que sería algo que se le olvidaría pronto, de momento parecía que no sería así.

—Te prometo encargarme personalmente de llevarla a la casa del lago —indicó Ann, y entonces le retiró delicadamente la cámara de sus manos y la extendió hacia el escritorio para colocarla sana y salva sobre éste—. Te aseguro que cuando estemos allá podrás tomar muchas fotos mejores que éstas.

—Gracias, tía —masculló Damien con una discreta sonrisa.

—Déjame verte —le pidió Ann, y similar a como había hecho con Mark se paró delante del muchacho, arreglándole sólo un poco su cabello, pues su corbata estaba perfecta en su sitio—. Te ves tan guapo y elegante. Tu madre estaría orgullosa de ver el increíble muchacho en el que te has convertido.

—¿Y mi padre? —Cuestionó Damien de pronto con genuina curiosidad. Ann vaciló unos segundos antes de responder, pero sin romper su sonrisa.

—Tu padre también —respondió entonces con tono cauteloso—. Vamos, Mark te espera en el auto.

Damien asintió, y sin más tomó la maleta que reposaba sobre su cama y se dirigió a la puerta junto con su tía. Ya en el pasillo, Ann lo rodeó con su brazo y así fueron andando todo el camino.

—¿Y el tío Richard? —Le preguntó el chico de cabellos negros a su tía, justo cuando terminaron de bajar las escaleras y giraron hacia el vestíbulo.

—Tuvo que salir muy temprano a la oficina, por eso se despidió de ustedes desde anoche. Le mandaré tus saludos…

Justo cuando ya tuvieron la puerta principal de la mansión en su rango de visión, ambos se detuvieron en seco al vislumbrar al mismo tiempo a una persona de pie delante de ésta. Una mujer muy mayor, delgada, de cabello canoso corto y rizado, rostro blanco muy bien maquillado. Lucía un vestido azul con una pequeña chaqueta a juego, y una bufanda azul con blanco rodeándole el cuello. La mujer se viró lentamente hacia ellos al sentir su presencia, fijando sus duros e inexpresivos ojos azules en ambos, curveando sus labios pintados de rojo en una marcada mueca de desagrado.

Pasada la impresión inicial, Damien fue el primero en recuperar la compostura y dar un paso adelante.

—Tía Marion, hola —murmuró el chico con tono jovial—. No sabía que vendrías.

—Esa era la idea —señaló tajantemente la mujer, virándose hacia otro lado para no mirarlo—. Esperaba que ya te hubieras ido cuando llegara.

—Lamento decepcionarte —ironizó Damien, dando unos pasos en su dirección, aunque su intención era más bien acercarse a la puerta—. Pero ya me voy. Es un gusto verte…

Al pasar a su lado, el chico se inclinó hacia ella para darle un beso en la mejilla, pero la mujer alejó su rostro de manera despectiva para evitarlo.

—No seas mentiroso —masculló de mala gana, sin mirarlo aún.

—Tía Marion, por favor —exclamó Ann a tono de reclamo. Miró entonces a Damien y le indicó con un gesto de su cabeza que se retirara. Damien no lo pensó dos veces y de inmediato continuó con su camino a la puerta, no sin antes virarse en el umbral a ver a Marion, sacándole la lengua y agitando su mano libre en un gesto de burla mientras la mujer le daba la espalda. Ann tuvo que disimular las ganas de reírse, cubriendo su boca con su mano.

Una vez que Damien se fue, Marion se viró entonces hacia la señora de la casa, mirándola de arriba debajo de una forma crítica no precisamente muy disimulada.

—¿Te cambiaste el peinado? —Musitó de pronto la mujer, a lo que Ann asintió y colocó su mano sobre el costado derecho de su cabeza. Llevaba un corte bastante más corto del que estaba acostumbrada, que le cubría las orejas pero poco más.

—¿Te gusta? —le preguntó con tono amistoso, pero Marion no respondió nada y en su lugar se giró de nuevo hacia otro lado. Aquello había sido bastante grosero, pero al menos había notado su cambio, considerando que hacía meses, o incluso un año entero, que no se veían, pese a que ellos eran prácticamente la última familia que le quedaba.

Un sirviente y una sirvienta entraron en ese momento por la puerta principal, cargando cada uno una maleta. Marion los miró y a ellos sí les ofreció una gentil sonrisa, lo que no pudo hacer por su sobrina política y por su sobrino nieto. 

—Suban el equipaje a mi habitación y prepárenla, por favor —les indicó con amabilidad, y ambos asintieron y pasaron de inmediato a cumplir el encargo. Antes de que Ann pudiera preguntar o decir algo diferente a esa orden, Marion comenzó a andar en dirección a la sala principal—. ¿Y Richard? —Preguntó mientras caminaba.

—En la oficina —se apresuró Ann a responder, y luego aceleró el paso para alcanzarla—. Tía Marion, debiste habernos avisado que vendrías. Mañana comenzaremos a cerrar la mansión para irnos a la casa del lago durante el invierno.

—Ya lo sé,  y no te inquietes por eso —añadió la mujer mayor, agitando su mano en el aire con desdén—. Me quedaré sólo esta noche y partiré mañana temprano, así que no los importunaré más de lo necesario. Vengo hablar con Richard de algo importante y puntual, y no pienso quedarme más de la cuenta.

Ann suspiró, intentando que su molestia no fuera tan evidente. Desde su boda, las interacciones entre ambas habían sido pocas, pero ninguna había sido agradable. Marion no dudaba en demostrar abiertamente su desagrado hacia Ann. Pero no sólo eso, sino que desde hace un par de años había comenzado a demostrar las mismas actitudes hacia Damien, sin ningún motivo aparente. Incluso desde antes nunca se había prestado cariñosa ni atenta con él, no cómo lo era con Mark. A Ann aquello siempre le había preocupado un poco. ¿Qué sabía?, ¿por qué se comportaba así precisamente con ellos dos? Era como si de alguna forma presintiera que ambos representaban un peligro para su familia… y tenía razón.

Fuera lo que fuera, al parecer no pasaba de un presentimiento, pues nunca había hecho algo bastante más grave hacia ninguno de los dos que mostrarles su desagrado. Mientras se quedara así, Ann estaría tranquila. Al igual que Richard y Mark, también estaba segura que esa anciana no andaría mucho por esos lares; ya fuera por un motivo o por otro.

—De acuerdo, haré que te preparen tu habitación… —indicó Ann, intentando ser gentil.

—Ya me encargué de eso yo misma, ¿qué no oíste? —Replicó Marion con molestia, sentándose entonces en uno de los sillones de la sala—. ¿No tienes que ir a la peluquería o que te pinten las uñas?

Ann respiró lentamente por su nariz, manteniendo la calma lo mejor posible.

—Con tu permiso, entonces…

Se giró entonces sobre sus pies y dejó su invitada sola en la sala, deseando por dentro que cuando volviera a verla le hubiera dado un infarto repentino; eso habría hecho todo más sencillo.

— — — —

Esa noche, cuando Richard volvió de la oficina, los tres se sentaron a cenar juntos para poder hablar de eso tan importante que había llevado de imprevisto a la mayor de los Thorn a Chicago. Ann había pedido que cocinaran el estofado de pollo y papas favorito de la tía Marion, pero ni eso había animado el humor de la mujer. Durante la cena las cosas fueron tranquilas. Marion había decidido, al parecer, dejar la charla complicada para después de comer.

Pese a todo, Richard parecía muy contento de verla después de tanto tiempo, y Marion igualmente se comportaba muy cortés y animosa con él.

«Vieja doble cara e hipócrita» pensaba Ann por dentro, mientras por fuera continuaba sonriendo.

Una vez terminada la cena y que los sirvientes retiraran los platos, le trajeron a cada uno un café; de la marca que pertenecía a Thorn Industries, por supuesto.

—¿Quieres crema, tía Marion? —Le ofreció Ann con amabilidad, alzando el pequeño recipiente blanco de porcelana para la crema.

—Cada vez que vengo me preguntas lo mismo, y siempre te respondo que no —respondió Marion de mala gana sin mirarla—. Lo tomó sin crema y sin azúcar, siempre ha sido así.

—¿Enserio? Lo siento, creo que lo olvidé.

—No lo olvidaste. Es que no te importa.

—Por favor, tía —Intervino Richard, estando sentado a la cabecera de la mesa y por lo tanto teniendo a las dos mujeres a sus lados—. Sabes que eres más que bienvenida en nuestro hogar, pero te pido respetes a Ann como la señora de esta casa es.

—¿Señora? —musitó Marion, seguida de una risa irónica—. Rebecca era una señora. Esta mujer… no sé qué sea, pero señora no.

—Tía Marion… —farfulló Richard presa del enojo, pero Ann se apresuró a tomarlo de su brazo con una mano para indicare que se tranquilizarla. Eso era lo que se esperaba que hiciera, pero por dentro ella misma tenía ganas de arrojarle su café caliente, con bastante crema, justo en su cara.

Richard respiró hondo y se calmó lo mejor que pudo.

—Dijiste que tenías algo que querías discutir con nosotros, ¿no? Habla entonces.

Marion guardó silencio, mientras daba un sorbo de su café y miraba discretamente a Ann sentada justo enfrente de ella.

—¿Tiene que ser enfrente de esta mujer? —soltó de pronto con hastío, pero el frío silencio de ambos la hizo desistir de llevar esa petición más lejos—. Cómo sea…

Marion dejó su taza de regreso en su plato, y se sentó derecha en su silla, entrecruzando sus dedos sobre la mesa. Centró entonces toda su atención en su sobrino, actuando como si fueran las únicas personas en esa mesa. Y entonces comenzó a hablarle con bastante firmeza en su voz.

—Richard, al morir tu padre, mi hermano, él me dejó una gran parte de sus acciones a mí. Eso me convirtió en la dueña del treintaicinco por ciento de Thorn Industries, y virtualmente en la socia mayoritaria de esta empresa.

—Eso ya lo sé muy bien —respondió Richard encogiéndose de hombros—. ¿A qué viene ese repentino recordatorio?

—Soy una persona mayor, y sé muy bien que no me queda mucho tiempo. Y en estos días he estado repasando bastante cómo disponer de todo esto que me pertenece después de mi partida.

—Vamos, tía —dijo Richard con tono despreocupado—. Eres una persona muy sana…

Marion alzó su mano en ese momento, indicándole que se detuviera.

—Déjame terminar, por favor —indicó seriamente, volviendo a bajar su mano y retomando su postura anterior—. Hasta ahora, como sabes, mi plan ha sido que cuando eso pase la totalidad de mis bienes te sean entregados a ti; para que todo mi patrimonio quede en la familia. Sin embargo, me veo en la necesidad de decirte que al menos que…

—Alto ahí, por favor —fue ahora Richard el que tuvo que pedir que se detuviera. Su actitud, hasta ese punto algo más relajada, se volvió tensa y fría de golpe—. Si acaso estás apunto de ponerme condiciones a cambio de recibir tu herencia, te voy a pedir, tía, que pienses muy bien lo que vas a decir a continuación.

—Es por tu bien, Richard. El tuyo y el de tu hijo.

—¿De qué estás hablando? ¿Qué es lo quieres?

—Quiero que saques a los chicos de esa academia y los mandes a escuelas separadas.

Aquella repentina petición dejó totalmente desconcertado tanto a Richard como a Ann, que enmudecieron por unos instantes.

—¿Qué cosa? —Masculló Richard, incluso riendo un poco por lo absurdo que le sonaba aquello—. ¿Eso qué tiene…?

—¿Cómo se atreve a intentar imponer su voluntad sobre la educación de los chicos? —Intervino Ann en ese momento, notablemente menos divertida que Richard. De hecho, se le notaba bastante molesta, como nunca se había permitido mostrarse delante de Marion—. ¿Cree que puede venir a restregarnos su dinero en nuestras caras y hacernos hacer su voluntad? Mark y Damien no son sus hijos, son nuestros.

—Ninguno de ellos es tuyo, zorra caza fortunas —soltó Marion de golpe alzando su voz, de una forma que tampoco se había permitido demostrar tan abiertamente delante de ambos. Richard se quedó atónito al ver tal arrebató tan poco delicado en contra de su esposa. Ann, por su parte, se quedó callada sin reaccionar.

—Tía Marion —intervino Richard, bastante molesto—, te lo advierto yo a ti…

—Está bien, Richard —se apresuró Ann a decir antes de que él terminara. Se limpió entonces la comisura de sus labios con su servilleta y se paró lentamente de su silla—. Es bueno saber al fin abiertamente cuál es su opinión de mí. Con su permiso…

Sin mirar atrás, Ann se dirigió a la puerta del comedor con paso apresurado.

—Ann… —murmuró Richard intentando detenerla, pero ella siguió de largo hasta desaparecer detrás de las puertas de cristal.

—Déjala que se vaya —exclamó Marion agitando de nuevo su mano en el aire con ese menosprecio habitual en ella.

Ann salió del comedor, pero no se retiró del todo. Pese a que su enojo era genuino, no podía dejarse llevar por éste. Esa amenaza que Marion había lanzado tan espontáneamente ciertamente la tenía desconcertada y necesitaba saber qué se tenía esa anciana entre manos. Pensó, sin embargo, que sin ella ahí hablaría con más libertad. Por lo mismo, se quedó de pie en el pasillo muy cerca de la puerta para lograr escuchar lo que decían, como un vulgar ladronzuelo.

Por su parte, en el interior del comedor los ánimos se habían calentado. El rostro de Richard se había puesto rojo del coraje, y se notaba que intentaba contenerse lo más posible, pues a pesar de todo aquella mujer era su tía.

—¿No te das cuenta de lo que estás ocasionando con tus actitudes, tía? —Cuestionó Richard exaltado—. Yo me esfuerzo por tener a esta familia unida, y tú te obstinas en que estemos peleados y separados.

—Pues no me importa si me consideras una bruja o la peor persona del mundo —se defendió Marion impávidamente—. Porque todo lo que hago es también por el bien de nuestra familia, aunque no lo creas.

—¿Has perdido la razón? ¿Cómo el separar a los niños puede hacerle bien a nuestra familia? Ambos son muy unidos, prácticamente hermanos…

—Pero no lo son —señaló Marion tajantemente, chocando un poco su palma contra la mesa—. Mark es tu hijo, y el futuro de Thorn Industries. El único motivo por el que te dejaré todo a ti, es por Mark y para asegurar su futuro. Pero mientras tenga a Damien a su lado…

—¿Qué demonios tienes contra Damien? Es un buen muchacho.

—Es una sabandija rebelde, egocéntrica y una horrible influencia para Mark —enlistó Marion con ferviente enojo—. No me digas que no lo has notado.

—Pues no, no lo he notado en lo absoluto. Damien es un buen estudiante, disciplinado, y un gran amigo de Mark; como su hermano como bien te dije.

—Es un manipulador, un mentiroso y un peligro para esta familia. ¿Acaso ya olvidaste que casi mata a ese chico en la escuela el año pasado? ¡Le prendió fuego!, por el amor de Dios.

—Él no le prendió fuego a nadie —respondió Richard, aunque con cierta consternación por recordar aquello—. Fue un terrible accidente, un estúpido juego de niños que salió mal. Damien y Mark fueron duramente reprendidos en la escuela, y aquí también. Ahora el muchacho está bien y se está recuperando. No puedo creer que insinúes que fue apropósito. ¡Damien estaba muy afectado por lo ocurrido!

—¡Puras mentiras! —Exclamó Marion con fuerza—. Te tiene totalmente manipulado y engañado, y a Mark, e incluso a esa mujer que tienes como esposa. Nadie ve cómo es realmente…

Marion colocó una mano sobre su pecho y comenzó a respirar con algo de agitación. El enojo se volvió bastante intenso en su rostro, y Richard se sintió por un momento realmente preocupado.

—Por favor, no te alteres tanto —le pidió extendiendo una mano para colocarla sobre la de ella. Marion, sin embargo, miraba fijamente a su café con sus ojos casi desorbitados por la rabia.

—A veces quisiera que Robert hubiera tenido éxito en matarlo aquella noche —soltó la mujer de pronto, tomando por completo desprevenido a Richard, pero igualmente a Ann. Esta última sintió el deseo de volver a entrar al comedor en ese momento y estrellarle su cara pálida contra la mesa y exigirle que se retractara de tales palabras. Pero, por supuesto, no podía hacer tal cosa por lo que decidió contenerse.

Richard quizás no llegó a los extremos de Ann, pero definitivamente aquello lo había contrariado demasiado. Retiró su mano de la de Marion y se paró rápidamente de su silla. Caminó hacia un lado, respirando lentamente y pasando su mano por su rostro, tallándolo, intentando calmarse. Aquel tema realmente lo afectaba, y el que su propia tía lo sacara de esa forma lo hacía incluso peor. Aquello había sido un verdadero escándalo del que les costó años poder recuperarse. La sola idea de que Robert, su propio hermano, hubiera intentado asesinar a su hijo de cinco años y terminara muerto a tiros por la policía… sencillamente había partes de él que no lograba concebirlo todavía.

—No vuelvas a decir algo tan horrible otra vez —exclamó luego de un rato, señalando a su tía con su dedo acusador—, especialmente cerca de Damien, ¿está claro? Él nunca debe saber sobre lo que pasó esa noche, ¡nunca! Y mucho menos escuchar ese tipo de comentarios de su propia tía abuela.

Marion guardó silencio y bajó su mirada algo avergonzada. Era evidente que incluso ella, en todo su enojo y repudio hacia Damien, se daba cuenta de que se había pasado. Su respiración se fue calmando poco a poco, hasta que fue capaz de volver a hablar con normalidad.

—Me disculpo, crucé la línea con ese comentario tan fuera del lugar —musitó la mujer con serenidad. Aguardó unos segundos más a que su cuerpo se calmara del todo, y entonces volvió a alzar su mirada hacia él con la misma firmeza que antes—. Pero mi exigencia se mantiene. Damien no debe estar más tiempo cerca de Mark, ni bajo este techo. Mándalo a algún internado a Suiza o a dónde sea, pero que esté lo más lejos posible. Sé que crees que es una petición irracional, pero créeme, yo sé lo que te digo. Ese chico será la ruina de Mark si no haces algo al respecto.

Los labios de Richard se movieron pero Marion no logró escuchar lo que dijo; de seguro no era nada agradable o lindo hacia ella. Caminó entonces hacia la ventana del comedor, mirando por ella y dándole la espalda a su tía.

—Mi hermano estaba enfermo —susurró Richard tras unos instantes sin mirarla—. La muerte de Katie lo afectó demasiado, y me culpo cada día por no haber estado ahí para darle la ayuda que necesitaba. Pero ahora estoy aquí para su hijo, y no pienso abandonarlo en ningún internado, ni separarlo de la única familia que le queda en este mundo. Y no importa si no estás de acuerdo, esa es mi decisión. Así que fin de la discusión.

Dejando el tema por terminado, Richard se dirigió rápidamente hacia la puerta. Ann lo sintió aproximarse, por lo que rápidamente se apresuró por el pasillo para no ser descubierta. Aun así, mientras se iba logró escuchar como la silla de Marion rechinaba al moverse y gritaba con todas las fuerza de su anciano cuerpo:

—Si no separas a Mark de Damien, ¡dejaré todo mi dinero a la beneficencia y tú no verás ni un centavo! ¡¿Me oíste?!

—Has lo que te plazca con tu dinero, que por algo es tuyo —le respondió Richard impasible ante su amenaza un instante antes de dejar definitivamente el comedor.

— — — —

Marion estaba enojada por el resultado de esa charla, pero principalmente frustrada y preocupada. Entendía la postura de Richard, su sensación de responsabilidad hacia Damien tras lo ocurrido con Robert. Y aunque Marion intentó en un inicio aceptar al chico e igualmente apoyarlo y animarlo, sencillamente no pudo. Había algo en él que sencillamente no le gustaba, incluso cuando era muy pequeño. No se parecía en nada de Robert o a Katie, ni a nadie de la familia. Las pocas veces que le tocó verlo de bebé en sus viajes a Inglaterra, nunca lo vio llorar ni reír, y siempre parecía que la estuviera viendo fijamente con un inusual resentimiento para ser tan pequeño. Creyó que quizás había algo malo en su cabeza, pero nunca lo comentó para no preocupar a Katie sin razón. De todas formas pareció que no era así, pues había crecido como un niño normal… o al menos lo más normal posible. Siempre fue un niño algo callado, abstraído en sí mismo, mirando a la nada como si viera algo que los demás no, y haciendo comentarios realmente extraños, a veces desagradables.

Nunca lo vio derramar una lágrima por sus padres. Y luego de que estos murieran y comenzara a vivir con Richard y Ann, pareció comenzar a abrirse más, a hablar más, a expresarse de una forma siempre cortés y alegre con todos. Pero a Marion siempre le pareció que detrás de esa actitud había un pensamiento constante de que todos eran poco más que graciosas mascotas para él.

No le agradaba, ni un poco. Y cada vez que lo veía convivir con Mark se le revolvía el estómago de la preocupación, como si esperara que en cualquier momento le fuera hacer algún tipo de daño. Había tenido imágenes de Damien encajándole un tenedor en el ojo al chico rubio, ahogándolo en el lago, o golpeándolo hasta matarlo con sus propios puños, sin ningún motivo para que esas imágenes tan horribles estuvieran en su cabeza. Pero hasta ese entonces todo eran sólo presentimientos y malas sensaciones, nada puntual con lo que pudiera justificarse a sí misma hacer realmente algo. Hasta que entonces ocurrió ese horrible incidente el año pasado, con el chico Powell.

Marion no conocía los detalles exactos, pero al parecer algunos chicos de la Academia estaban haciendo una absurda prueba de valor; o al menos eso fue lo que dijeron a los profesores y a sus padres. Entre ellos estaban Damien, Mark y un chico llamado Charles Powell que era un buen amigo de ambos. La dichosa prueba consistía en rosearse las manos con butano líquido y prenderse fuego. Se suponía que el butano se quemaría rápido y no los lastimaría, pero la prueba consistía en que se atrevieran y lo aguantaran. Charles lo hizo confiando en sus amigos… y terminó encendido en llamas.

La mitad de su cuerpo terminó con quemaduras de tercer y cuarto grado, y hasta ese momento aún seguía recuperándose de esas horribles heridas. Todos señalaron a otro chico como el de la idea y el que los había hostigado a hacerlo, y éste a su vez lo confesó. Ese chico fue expulsado, mientras que Damien, Mark y los otros fueron suspendidos por un tiempo. Señalado el culpable y aplicados los castigos, todo quedó como un mero accidente, como bien Richard había mencionado en su charla.

Pero Marion lo sabía; aquello no había sido un accidente, y estaba segura de que el muchacho expulsado no había sido el de la idea ni el que había obligado a los demás a hacerlo. Había sido Damien, estaba convencida de ello, y se las había arreglado para salir de eso sólo con un pequeño jalón de orejas. Y lo peor de todo (dejando de lado el infierno por el paso el pobre Charles Powell y que seguía pasando), era que había arrastrado a Mark con él hacia ello. Fue en ese instante en el que Marion había decidido que no se quedaría más de brazos cruzados y haría algo antes de que ocurriera alguna otra desgracia.

Sin embargo, su primer intento había fallado. Richard no la había escuchado.

Luego de que su plática concluyera, Marion se dirigió de inmediato a su habitación, aquella que había sido suya desde la época en la que ella y su fallecido hermano, el padre de Richard, vivían ahí, y que siempre ocupaba cuando iba de visita. Se encerró en el cuarto, intentando tranquilizarse y aclarar su mente. Su pecho le había molestado un poco, y eso la había preocupado. Richard había dicho que era una mujer sana, y en general lo era. En su último chequeo, sin embargo, le habían dicho que debía tener algo más de cuidado con su corazón, con una dieta adecuada y ejercicio, y entones podría llegar sin problema a los cien años. No deseaba vivir tanto realmente, sólo lo suficiente para asegurarse de que su familia estaba libre de peligro.

Lamentablemente, ese deseo no se le cumpliría.

Vestida ya con su camisón de noche blanco para dormir, se sentó frente a la ventana abierta para sentir un poco la brisa fría de la noche. Intentó seguir leyendo el libro que había comenzado en el avión para despejar su mente, pero fue simplemente inútil; no lograba concentrarse. En su lugar, decidió mirar hacia la noche y pensar en qué debía hacer ahora.

Mientras Richard siguiera teniendo esa sensación de deber con Damien, no podría convencerlo de nada. La única forma era que el propio Damien hiciera algo imperdonable frente a sus narices, o convencerlo de que lo había hecho. Siempre pensó que la manera en la que Katie había muerto era muy sospechosa, y que quizás él había tenido algo que ver. Pero, aunque hubiera sido así, en aquel entonces era un niño de cinco años, ¿qué tanto podría haber deseado realmente matar a su propia madre? Si es que era su madre… Ese era otro pensamiento que la seguía últimamente, especialmente mientras el chico iba creciendo y menos le veía parecido a sus sobrinos o a Mark. ¿Y si no era realmente hijo de Robert? No deseaba pensar mal de Katie, que siempre le había demostrado ser una mujer recta de excelente familia y crianza, como lo había sido Rebecca. Pero, ¿podría haber alguna forma en la que ese chiquillo podría no ser realmente un Thorn? Eso realmente le aclararía bastante las cosas.

Alguien llamó en ese momento a su puerta, haciéndola saltar un poco en su silla.

—Tía Marion, ¿aún estás despierta? —escuchó que susurraba la voz de Ann del otro lado. Marion resopló con molestia, y no le respondió. Prefirió incluso volver a alzar su libro aunque no lo estuviera leyendo realmente. Sin embargo, aún sin su respuesta, Ann abrió la puerta y se autorizó a sí misma a entrar.

Marion la vio apenas de reojo por encima del armazón de sus lentes. Ann seguía vestida y maquillada a pesar de la hora. En sus manos sujetaba una tacita de porcelana sobre un platito, y avanzó hacia ella con una leve sonrisa amistosa que a Marion le resultaba bastante forzada.

—Te traje un poco de leche caliente —le indicó Ann, extendiendo la taza y su platito hacia ella—. Richard me mencionó que te gusta tomar un poco antes de dormir.

—¿Qué le pusiste?, ¿veneno? —ironizó Marion.

—Sólo un poco de canela —respondió Ann sin desaparecer su sonrisa. Marion no abandonó su libro, por lo que Ann se aproximó y dejó la taza en la mesita a un lado de su silla—. No me gustaría que te fueras mañana dejando esta pelea con Richard sin resolver.

—¿Y a ti eso qué te importa? —masculló Marion con molestia, volteando al fin mirarla. Ann retrocedió, sentándose sobre la orilla de la cama.

—Sé que tú nunca me has querido ver como parte de esta familiar. Pero Richard es mi esposo, Mark mi hijastro, y Damien mi sobrino. Lo que le pasa a esta familia me importa.

Marion resopló de nuevo, incrédula ante tal afirmación. Cerró su libro y lo colocó sobre sus piernas, dignándose después de todo a tomar la taza con leche que estaba a su lado. Pese a todo, le parecía que sería lo ideal para calmarse y dormir.

—De seguro lo que te preocupa realmente es que no le deje a Richard mi dinero, ¿no? —musitó Marion burlona, y dio entonces un pequeño sorbo de leche.

Ann suavizó un poco su sonrisa, hasta adoptar un semblante mucho más frío. Inclinó un poco su cabeza hacia un lado mientras la contemplaba en silencio.

—¿Esa es la imagen que tienes realmente de mí? —Dijo de pronto con seriedad—. ¿Qué sólo estoy aquí por el dinero de los Thorn? —Marion no contestó, y dio dos tragos más de la leche caliente—. Pues eso habla más de ti que de mí.

—¿De qué hablas? —Respondió Marion, un tanto indiferente a su queja. Sintió en ese momento una pequeña comezón en la garganta y tosió un par de veces. Bebió un poco más de leche para intentar calmarlo.

Ann le respondió sin vacilar:

—Sólo una persona tan simple le da tanto poder al dinero como para creer que amenazando con él puede hacer que todos hagan su absoluta voluntad. Incluso aquellos que afirma querer. Pero hay cosas más grandes e importantes que el dinero en este mundo, tía Marion.

—¿Cómo qué?

Ann inclinó su cabeza hacia el otro lado y se cruzó de piernas, arreglándose después su falda antes de responder.

—Como el amor, o la fe…

Marion soltó una pequeña risilla nada discreta al escucharla decir aquello. Dio un último trago de la taza, dejándola un poco por debajo de la mitad, y la colocó de nuevo sobre la mesita.

—¿Ahora resulta que eres muy religiosa? —dijo Marion con tono burlón—. Nunca te he visto ir a la iglesia, ni un sólo día. Ni siquiera te casaste… en una…

Su voz falló cerca del final de su frase, pues sintió de nuevo ese cosquilleó en su garganta. Sin embargo, éste bajó rápidamente por ésta hasta su pecho, provocándole abruptamente un dolor punzante en el centro de éste que la hizo aferrarse con una mano a ese punto y doblarse hacia el frente. Soltó un gruñido de dolor y sintió como se le empezaba a dificultar respirar. Ann delante de ella, sin embargo, permaneció apacible en su lugar, sólo observándola.

—Bueno, eso es porque mi fe está depositada en otros lados —musitó de pronto la mujer, respondiendo a su último comentario como si lo demás no hubiera ocurrido—. En Damien, por ejemplo. Yo creo en él. Mi fe, así como mi amor, le pertenecen a él.

Marion apenas y lograba entender lo que le decía. El dolor se volvió cada vez más intenso, y terminó desplomándose hacia el frente, cayendo al suelo sobre su costado izquierdo. Aunque hubiera querido levantarse, simplemente no hubiera podido hacerlo, pues todo su cuerpo comenzaba a sentirse paralizado.

—¿Estás bien, tía Marion? —Preguntó Ann sarcástica, parándose entonces de la cama, pero en lugar de ir hacia ella fue a la mesita para tomar de nuevo la taza.

—¿Qué… me hiciste…? —musitó Marion en el suelo, sonando como si hablar le resultara dolorosos.

—Quizás no era canela, después de todo —respondió Ann encogiéndose de hombros, mirando complacida como Marion intentaba arrastrarse por la alfombra como si realmente tuviera un lugar al cual ir—. Lo siento por Richard, enserio. Creo que a pesar de todo, a él sí le dolerá tu muerte. Pero será el único, ¿sabes? Porque en lo que respecta a todos los demás, celebraremos con champagne sobre tu tumba, bruja amargada y mezquina.

Ann se agachó a su lado, y mientras sujetaba el platito y la taza con una mano, con la otra tomó fuertemente del cabello de la mujer en el suelo, y jaló su cabeza hacia atrás. Acercó entonces su rostro a su oído derecho para susúrrale despacio:

—¿Te hubiera matado haberme dicho una sola cosa linda en tu vida? Enserio intenté ser una buena sobrina, ¿sabes? Pero ya no importa…

Empujó de forma violenta su cabeza al frente, haciendo que se golpeara contra el suelo. Marion se quedó quieta, soltando algunos quejidos punzantes, mientras sus ojos cristalinos miraban de forma perdida hacia debajo de la cama. Ann permaneció a su lado, mirándola en silencio hasta que sus quejidos y su respiración se fueron apagando, y luego desaparecieron por completo…

Se quedó un rato más de ahí en cuclillas para asegurarse de que en efecto no siguiera respirando o no se fuera a mover de nuevo. No lo hizo. La gran Marion Thorn acababa de morir de un infarto, quizás derivado del tremendo enojo que había hecho al discutir con su sobrino esa noche. Vaya pesar le caería encima a Richard por no haber podido solucionar eso de otra forma. Pero ya lo superaría; Ann se encargaría de ello.

Con su labor de la noche concluida, se incorporó de nuevo, sujetando la taza entre sus dedos. Pasó por encima del cuerpo de Marion sin tocarla y se dispuso a irse de ahí antes de que algún curioso se asomara, aunque dada la hora lo dudaba. Pero entonces un sonido la hizo detenerse: un fuerte graznido.

Ann se volteó alarmada hacia la ventana, y ahí lo vio. Parado en el marco de la ventana, había un gran cuervo negro, con ojos brillantes que la miraban fijamente desde su posición. Ann se paralizó por algún motivo, sintiéndose… ¿atemorizada? La presencia de aquel animal en ese sitio y momento le resultó tan inusual, tan extraño, tan… incorrecto.

El cuervo permaneció en su sitio por un largo rato, en el cual Ann no se movió ni un centímetro del lugar en el que estaba parada, como si temiera que si lo intentaba, aquella ave se le lanzaría encima y le picaría los ojos. El cuervo de hecho no se movió tampoco, ni hizo sonido alguno. Solamente ya al final lanzó un último graznido, extendió sus alas, y entonces emprendió el vuelo, alejándose de la ventana y perdiéndose en la oscuridad de la noche. Sólo entonces Ann reaccionó.

No sabía qué había sido eso, pero no le importaba. Salió rápidamente del cuarto con más apuro que antes, dejando detrás de sí a la fallecida tía Marion.

FIN DEL CAPÍTULO 66

Notas del Autor:

Marion Thorn es un personaje originario de la película de 1978 titulada Damien: Omen II, perteneciente a la franquicia de The Omen o La Profecía, basándose casi por completo en la interpretación del personajes hecho en dicha película, aunque justificando un poco más algunas de sus acciones y actitudes.

—En este capítulo se hace referencia al personaje de Charles Powell perteneciente a la serie Damien del 2006, y su incidente ocurrido con Damien cuando eran jóvenes, cambiando sin embargo algunas cosas, como por ejemplo la edad a la que ocurrió.

—Como había mencionado antes, gran parte de este capítulo y de los siguientes se encuentran basados en acontecimientos ocurridos en la película Damien: Omen II, pero adaptados y modificados para la línea de la historia.

  Capítulo Anterior Capítulo Siguiente  

Resplandor entre Tinieblas La Dra. Matilda Honey ha dedicado toda su vida a ayudar a los niños, especialmente a aquellos con el «Resplandor», niños con habilidades especiales como ella misma lo fue. Desde hace muchos años, ha ayudado activamente en la Fundación Eleven, una organización dedicada a apoyar a este tipo de niños. Siguiendo esta misión, es llamada al Hospital Psiquiátrico de Eola, para entrevistar a una niña de doce años llamada Samara Morgan, quien presenta enormes habilidades psíquicas, que parecen salirse de los patrones normales que hubieran visto antes. Todos los que tienen algún contacto con ella, dicen que hay algo extraño detrás de sus habilidades, algo que sólo pueden describir como «maligno».

Pero Matilda no cree en el mal, y está decida a ayudar a Samara, así como alguien la ayudó a ella en su juventud. Pero se dará cuenta más temprano que tarde que el mal es de hecho bastante real, y que se ha metido en algo que está más allá de lo que puede entender…

+ «Matilda» © Jersey Films, Danny DeVito, Roald Dahl.

+ «The Ring» © DreamWorks Pictures, Gore Verbinski, Koji Suzuki.

+ «The Shining» © Warner Bros., Stanley Kubrick, Stephen King.

+ «Stranger Things» © Netflix, Matt Duffer y Ross Duffer.

+ «Before I Wake» © Intrepid Pictures, Mike Flanagan y Jeff Howard.

+ «Orphan» © Dark Castle Entertainment, Jaume Collet-Serra, David Leslie Johnson.

+ «The Omen» © 20th Century Fox, Richard Donner, David Seltzer.

+ «The Sixth Sense» © Hollywood Pictures, Buena Vista Pictures Distribution, M. Night Shyamalan.

+ «Case 39» © Paramount Vantage, Paramount Pictures, Christian Alvart.

+ «Doctor Sleep» © Stephen King.

+ «Carrie» © Stephen King.

+ «Firestarter» © Stephen King.

Si te ha gustado mi trabajo y deseas ver más de él, puedes apoyarme invitándome un café. Será enormemente apreciado.

Deja un comentario