Fanfic Resplandor entre Tinieblas – Capítulo 36. Un poco de aire

19 de febrero del 2019

Resplandor entre Tinieblas - Capítulo 36. Un poco de aire

Resplandor entre Tinieblas

Por
WingzemonX

Capítulo 36.
Un poco de aire

Carrie llegó al parque público en el que quedaron de verse alrededor de las tres. Se le aproximó por el camino cementado con paso cuidadoso, o incluso parecía algo avergonzada. Matilda no llevaba mucho tiempo esperándola en aquella banca de madera ya algo vieja. Se había sentado ahí, y había usado su tiempo de espera para simplemente mirar a las demás personas que pasaban el tiempo ahí, además de tomar un poco de aire y pensar. Pese a todo, Chamberlain parecía un lugar bastante tranquilo y agradable, propio de las pequeñas ciudades como esa; muy diferente a Boston, sin duda. Pero se había acostumbrado rápidamente a la vida de ciudad, así que no se imaginaba de momento cómo sería vivir en un sitio como ese.

 Pero ni Chamberlain ni Boston eran lo que ocupaba su mente en esos momentos, sino la jovencita que poco a poco se le acercaba, o en específico el incidente que habían tenido el otro día en el depósito de chatarra. No sólo le preocupaba lo que había visto en Carrie, sino también la manera en la que ella misma había reaccionado a aquello. Podría ser muy brillante, pero no dejaba de ser una chica que apenas había terminado de estudiar y de cierta forma era un poco novata en esa labor. Ya había ayudado a la Fundación con otros niños Resplandecientes antes, pero ninguno como Carrie; ella definitivamente era un caso que ameritaba mucho de su atención, más de lo que pensó en un inicio. Si eso le hubiera ocurrido a la Matilda Honey de cuatro años después, quizás hubiera encontrado una mejor forma de tranquilizar las cosas. Igualmente, hubiera sabido qué decir aquella misma tarde en ese parque…

—Hola, Dra. Honey —saludó Carrie despacio cuando ya se encontraba delante de ella. Matilda sólo respondió asintiendo levemente con su cabeza; ni siquiera pensó en corregirle y decirle que la llamara sólo Matilda—. ¿Sigue molesta por lo del otro día?

Matilda percibió bastante miedo en la forma en la que Carrie había hecho aquella pregunta. Al parecer lo ocurrido le afectaba igual o más que a ella, pero era difícil saber qué era lo que le molestaba con exactitud: lo que había hecho, o sólo la posibilidad de haberla molestado. Era probable que fuera lo segundo, pero como fuera, una actitud vengativa no ayudaría en nada.

Suspiró levemente, y entonces se hizo hacia un lado en la banca para dejarle espacio. Palpó justo después con una mano dicho espacio para indicarle que se sentara.

—No estoy molesta, descuida —le respondió esbozando una media sonrisa—. Fue mi culpa por no ir preparada.

Carrie asintió. Se retiró su mochila y se sentó en la banca a su lado, colocando la mochila sobre sus piernas y abrazándola un poco contra sí.

—¿Cómo te sientes? —le preguntó Matilda con voz blanda.

—Bien… pero hoy pasó algo… —susurró Carrie, bajado su mirada sonrosada como si le avergonzara que la viera.

—¿Con tu madre?

—No, no —se apresuró rápidamente a responder. Volvió a bajar su rostro, ahora con sus mejillas enrojecidas—. El Baile de Graduación será en dos semanas, y un chico me invitó a que fuera con él.

Matilda se sobresaltó ligeramente con sorpresa al oírla relatar aquello. Se contuvo unos segundos para no reaccionar de una forma exagerada sin proponérselo.

—¿De verdad? Esa es genial, Carrie —murmuró con moderada alegría, aunque Carrie seguía con su rostro agachado, y se veía aprehensiva—. ¿O no lo es?

Carrie exclamó un ligero quejido similar a dolor, aunque quizás representaba algo más cercano a angustia.

—No sé… Es un chico lindo, y siempre ha sido muy amable… a diferencia de otras personas. Pero, yo pensé que ya tenía novia, y aunque no fuera así… ¿por qué invitarme a mí? Yo no soy muy bonita, y nunca he ido a un evento como ese. Además, mi madre de seguro enloquecería si acaso se lo insinuara…

Esos últimos datos no sorprendieron a Matilda, aunque sí la entristeció un poco. Ella misma tampoco acostumbraba ir a bailes, juegos o eventos similares cuando estudiaba. Sin embargo, esa había sido por su propia decisión, y ella sabía muy bien lo frustrante que era que alguien te negara el hacer algo que tanto añorabas; especialmente si lo hacían tus padres.

—Pero, ¿tú quieres ir? —le cuestionó con tono reflexivo.

Carrie dudó un poco al momento de responder, pero entonces asintió levemente con su cabeza.

—No sabía qué tanto hasta que se presentó la posibilidad. Pero… tengo miedo… ¿Qué tal si todo es una mala broma?

—¿Crees que ese chico podría ser capaz de eso?

—No… o no creo. Él es un chico bueno. Pero su novia, o quien pensé que era su novia… fue parte de…

Calló, incapaz de terminar su frase, pero con eso Matilda pudo hacerse una idea de lo que intentaba decir.

—¿Fue una de las chicas que te molestaron en las duchas? —Carrie de nuevo asintió—. ¿Fue quien grabó el video?

—No lo sé… Pero ella también siempre había sido amable antes de eso.

Se viró entonces hacia Matilda, mirándola con cierta suplica en sus ojos.

—¿Qué debo hacer?

—No puedo decidir por ti, Carrie —le respondió Matilda con firmeza—. Tú debes de elegir si quieres o no aceptar esa invitación. —Carrie agachó su mirada de nuevo; ahora parecía decepcionada de escuchar esa respuesta—. Sólo puedo decirte que no debes tenerle miedo a tomar riesgos. La vida está llena de ellos, y si te quebrantas ante todos, puedes perderte de ver muchas cosas hermosas.

Carrie la volteó a ver de nuevo tímidamente, aunque también intrigada por todo lo que le decía. Matilda le sonrió gentilmente.

—Y, sobre todo, debes dejar de permitir que tu madre te impida poder disfrutar de dichas cosas. Te lo dije antes, pero tarde o temprano tendrás que aprender a volar sin ella. Será todo mejor para ti cuando logres hacerlo.

Por supuesto, Matilda estaba hablando desde su propia experiencia y quizás por ello no podía considerarse del todo objetiva en su opinión. Sin embargo, en el caso de Carrie estaba convencida de que todo sería mejor si se apartaba de ese hogar tan agobiante y tóxico para ella. Ir a un baile no sería equivalente a realizar dicho cambio, pero sería un buen primer paso.

Carrie meditó un poco. Sus dedos se frotaban nerviosos entre sí sobre su falda, y sus cabellos le caían sobre el rostro, ocultándoselo. Tras un rato de silencio, una leve sonrisa de alegría se dibujó en sus labios, y la volteó a ver de nuevo, transmitiéndole ese mismo sentimiento a ella.

—Creo que… aceptaré… —susurró despacio, algo dudosa, aunque casi de inmediato tomó una postura mucho más segura—. Creo que iré al baile…

Matilda le sonrió y asintió en señal de apoyo. Adicional a ello, se permitió colocar una mano sobre su hombro, dándole un par de palmadas reconfortantes; a Carrie esto pareció no molestarle.

Durante los años que seguirían después de aquel día, Matilda se arrepentiría siempre de haberla animado a ir a ese maldito baile…

* * * *

Luego de que se fueran de la habitación de Evelyn, Matilda se tomó un segundo para calmarse ella misma y pensar en lo que había ocurrido. Se sentó en una silla, en un pasillo desde el cual se podía ver por las ventanas el jardín interior del psiquiátrico, y de hecho no había muy lejos de su posición una puerta por la que se podía salir a él. El jardín era mucho más amplio y hermoso que el de Eola. Ese lugar, según había leído, era costoso y sólo recibía casos de pacientes en un estado de bueno a moderado, y quizás por ello se podían dar el lujo de tener instalaciones un tanto más flexibles; quizás también por eso Samara y su madre fueron llevadas a Eola y no ahí, a pesar de que Silverdale se encontraba más cerca.

Suponía de antemano que la plática con Evelyn no sería del todo fructífera, pero no estaba preparada para el giro que había tomado tan repentinamente. Y una vez más, le vino el mismo pensamiento que tuvo luego de haber hablado con Anna Morgan: pareciera que todas las personas cercanas a Samara, todos los que se suponía debían amarla y cuidarla, le daban irremediablemente la espalda… o algo mucho peor.

—¿Un café? —Escuchó de pronto entonar a su lado, haciéndola sobresaltarse con algo de sorpresa. Al virarse, vio a Cole, extendiéndole un vaso de café con una mano, mientras sostenía otro más para él. ¿Le había dicho que iría por café? Si lo hizo, Matilda no recordaba haberlo escuchado—. Creo que está mejor que el del otro hospital.

Por extraño que pareciera, no le apetecía del todo un café en esos momentos, pero de todas formas lo aceptó.

—Gracias.

Cole se sentó en la silla a un lado de ella, y tomó poco después un pequeño sorbo de su propio vaso. No pareció ni contento ni molesto por su sabor, así que el café al menos no debía estar malo. Matilda bebió también un poco de él, y en efecto no estaba mal, pero tampoco excelente.

—¿Se encuentra bien? —le cuestionó Cole con algo de curiosidad.

—Sí… —respondió la castaña con voz apagada—. Es sólo que hace unos días hablé con la señora Morgan, la madre adoptiva de Samara, y ella también me dijo que debía matarla. —Se le escapó en ese momento un pequeño gesto de ironía, quizás involuntario—. Y su padre, no lo diría con esas palabras, pero sospecho que no lamentaría demasiado si eso ocurriera.

—Vaya… —Fue la expresión de asombro más sincera que Cole fue capaz de expresar.

—Usted lo ha dicho. —Matida bebió un poco más de café antes de proseguir; el segundo sorbo era un poco mejor—. Lo que más me preocupa es que no sé qué será de esa niña de aquí en adelante. Debo admitir que tenía una muy ligera esperanza de que Evelyn estuviera bien, o al menos lo suficiente para recibir y cuidar de Samara en un corto o mediano plazo. Pero eso obviamente no será posible de ninguna forma. Y volver con sus padres adoptivos parece ya no ser una opción muy viable; es probable que ya no la quieran recibir siquiera. Y aunque lo hagan, no sé qué clase de vida puedan darle. Siento que siempre estará en peligro de que le hagan daño.

Resopló un poco, y agachó en ese momento su cabeza de forma reflexiva.

—Entonces —comenzó a pronunciar Cole—, si algún día logra salir de ese psiquiátrico, ¿qué le espera? ¿Volver al sistema? ¿Ir a un orfanato hasta que sea adoptada de nuevo?

—Eso si acaso logra digerir la verdad de que en realidad es adoptada, y los que fueron sus padres por doce años ya no la quieren ni ver. Y claro, si no se entera además que su madre adoptiva está viva, mentalmente inestable, y también la quiere muerta.

—Eso sí que está jodido —murmuró el oficial con total naturalidad.

—Todo eso la destrozará, y potencialmente provocará un tremendo retroceso en su tratamiento. Además, es una niña demasiado grande; ¿sabe cuáles son las posibilidades de que alguien la quiera adoptar? Especialmente con su historial.

—No muy buenas.

—Exacto. Y como cereza del pastel, aunque lográramos encontrar a una familia que la aceptara y adoptara, su habilidad es tan inestable y peligrosa que no cualquiera podría darle los cuidados que requiere. En conclusión, sí, todo esta jodido; muy, muy jodido…

Cole pareció sorprenderse al oírla a ella, tan correcta y pulcra, hablar de esa forma. Eso sólo podía ser una muestra relativa de la gran frustración que sentía en esos momentos.

Matilda hizo su cabeza hacia atrás hasta pegarla por completo a la pared detrás de ellos. Cerró los ojos, y comenzó a pasar su mano por su rostro, tallándolo como intentando aliviar algún dolor. El qué sería de Samara a futuro ya había sido tema de consideración para ella, desde aquella nada agradable conversación con la señora Morgan. Pero al parecer se había obligado a sí misma a dejar dicho tema de lado, y no prestarle hasta ese momento la importancia debida. Sólo hasta después de hablar con Evelyn, se volvió consciente de lo realmente sola que se encontraba esa pequeña.

—¿Qué voy a hacer ahora? —Murmuró despacio—. Enserio, no tengo idea. Aceptaría cualquier sugerencia…

Cole suspiró un poco, y bebió de su vaso mientras miraba por las ventanas hacia el patio. Casi no había personas afuera, sólo dos o tres pacientes caminando, cada uno escoltado y vigilado por algún enfermero o enfermera. En el centro de aquella área verde, se encontraban cuatro bancas de acero, cada una dándola la espalda a las otras formando un cuadrado, y teniendo en el centro un pequeño árbol de naranjas aún en crecimiento. Las cuatro bancas se encontraban vacías en esos momentos.

—Quizás usted podría adoptarla —sugirió de pronto, tomando totalmente desprevenida a su acompañante. Matilda abrió de nuevo los ojos, y lo volteó a ver con sorpresa.

—¿Qué?

—Sí, ¿por qué no? —murmuró el detective, encogiéndose de hombros—. Cómo Cody también lo dijo, es obvio que se ha encariñado con ella, se preocupa por ella, y usted misma pasó por algo parecido cuando era niña, ¿o no? Su madre adoptiva la recibió cuando más lo necesitaba.

La sorpresa en los ojos de Matilda se hizo aún más grande, rayando en la incomodidad. Toda su expresión le cuestionaba, sin necesidad de usar palabras: “¿cómo es que sabe de eso también?” Cole se dio cuenta de ello y le sonrió un poco nervioso.

—Lo siento, es parte de lo que investigué de usted antes de venir. Pero supongo que no era un secreto, ¿no? Todos saben que fue adoptada… aunque quizás no precisamente bajo qué circunstancias sucedió.

Matilda no podía decir ciertamente que aquello fuera un secreto, pero le sorprendía un poco que alguien que acabara de conocer supiera ese pedazo de su historia. Pero era cierto, Jennifer Honey la había recibido con los brazos abiertos en el momento justo en el que la necesitaba. A pesar de lo repentino de la petición, sin dejarle siquiera mucho tiempo para cuestionarse a sí misma si acaso era una buena idea. Si no lo hubiera hecho, si no la hubiera aceptado en aquel entonces… ¿qué habría sido de ella? De haber seguido con sus padres, y de haber huido con ellos aquella tarde, definitivamente no sería ni cerca la persona que era en esos momentos.

Sabía de antemano que todo lo que había logrado en su vida a partir de los seis años y medio, se lo debía indudablemente a Jennifer Honey, aunque no muchas veces había meditado en lo complicado que debió haber sido para ella tomar esa decisión de un momento para otro.

Pero ella no era su madre. Y su situación en aquel entonces, aunque similar en algunos aspectos, era totalmente diferente a la que vivía Samara.

—¿Yo adoptarla? —Susurró despacio, como esperando que pronunciar la idea con palabras le diera algún tipo de claridad, mas no fue así. Comenzó a negar rápidamente con su cabeza, tensándose un poco—. No, no, eso no tendría sentido. Yo no sirvo para ser madre, no estoy lista para eso.

—¿Y su madre sí lo estaba en aquel entonces? —Cuestionó Cole, casi acusativo—. Además, usted misma lo dijo, es una niña ya grande y con un Resplandor bastante difícil de controlar. No habrá forma de que encuentre otra familia que pueda cuidar de ella como es debido.

—Tal vez, pero… decir que sería poco profesional sería quedarme corta. Es absurdo.

Matilda se cruzó de brazos de forma aprensiva y se viró hacia otro lado, casi como si se sintiera ofendida…. Pero en realidad no lo estaba tanto.

—Correcto, era sólo una idea —señaló Cole, encogiéndose de hombros—. Haga de cuenta que no dije nada.

Ambos guardaron silencio, y casi al mismo tiempo cada uno dio un sorbo de su respectivo vaso de café. Matilda miró también hacia las ventas que daban al jardín, reflexionando profunda y rápidamente en las posibilidades.

—Aunque es verdad —murmuró de pronto tras varios segundos de silencio, casi tomando a Cole por sorpresa. Hablaba mirando al frente fijamente, como si en realidad no le estuviera hablando a él—. Será imposible encontrar a alguien que pueda cuidar de ella como yo. Es a lo que me dedico después de todo, y tengo a toda la Fundación para apoyarme. Y le agrado, ¿no?

Se volteó rápidamente hacia Cole en busca de reafirmación, aunque el oficial en realidad no había convivido tanto con Samara como para responder esa pregunta con absoluta confianza.

—Eso creo —fue lo único que se permitió decir, pero para Matilda fue suficiente.

Un curioso rastro de emoción, casi inocente, se vislumbró brillar en los ojos de la psiquiatra.

—Podría funcionar. Sé todo lo más reciente sobre crianza infantil, gano bastante bien, y tengo una biblioteca enorme de libros que cualquier niño disfrutaría.

—No cualquier niño —susurró Cole despacio, casi entre dientes, aunque Matilda igual no lo escuchó.

La emoción de la castaña se apaciguó un poco, y pudo pasar a revisar otros aspectos.

—Aunque casi no estoy en mi departamento en realidad. Me la pasó trabajando en mi consultorio, o viajando por asuntos de la Fundación, así que no podría cuidarla siempre. —Inclinó su cabeza hacia su lado izquierdo, en busca de que el lado lógico de su cerbero le diera alguna idea—. Supongo que podría mudarme de regreso a Arcadia con mi madre; ella y su pareja podrían echarme una mano cuando no esté. Ella siempre ha sido muy buena con los niños, y siempre ha querido que regrese allá. —De nuevo la ilusión volvió a subir, pero abruptamente bajó de nuevo como si de una montaña rusa se tratase—. Pero, ¿qué pasará si ocurre algo mientras no esté y termina lastimada?

—¿Samara o su madre? —cuestiono Cole, curioso.

—Ambas…

Matilda inclinó un poco su cuerpo al frente, y meditó con un poco más de frialdad. Las habilidades de Samara eran demasiado poderosas, y demasiado incontrolables. En esos momentos era difícil poder darle la independencia que una niña de su edad requiere y se merece. Al menos los primeros años quizás ocuparía cuidado y vigilancia constante, antes de poder poco a poco irla soltando al mundo. Eso, si acaso algún día pudieran realmente aspirar a ello… ¿Estaba ella capacitada para darle ese cuidado y atención que requería? Y si ella no lo estaba… ¿quién lo estaba realmente?

Suspiró pesadamente, y cerró sus ojos dibujando una expresión en su rostro similar a la que haría si sintiera un dolor punzante en el estómago; y en parte, así era.

—No, es demasiada responsabilidad —susurró en voz baja—. Eleven me dijo que debo dejar de tomarme personal todos estos casos o creer que es mi deber solucionarlos todos, como con…

Guardó silencio de golpe al darse cuenta de lo que estaba por decir. No había nada realmente malo en ello, pero el sentir ese pensamiento llegando a ella, y justo en ese momento… hizo más agudo su dolor punzante.

Cole la miró curioso, como si esperara que terminara su frase. Ella no lo hizo, pero Cole no lo necesitó para comprenderla.

—¿Cómo con Carrie White? —le preguntó con voz seria.

Matilda permaneció callada unos segundos, y luego asintió levemente con su cabeza.

—Cómo con Carrie White… —repitió con voz ausente, casi en automático.

Ambos se quedaron callados de nuevo; ninguno parecía querer decir algo más. Habían vuelto al inicio del problema, y eso sólo hacía sentir aún más frustrada a la Dra. Honey.

Cole la miró de reojo; se veía aún más seria y preocupada que antes, y miraba al suelo de forma distraída. De cierta forma se veía hasta algo vulnerable en esos momentos, quizás incluso asustada y confundida; como una persona real, y menos como la chica perfecta y de hielo que todos en la Fundación describían.

El oficial se terminó su café, y justo después de dar el último trago se permitió el atrevimiento de extender una mano hacia ella, y pasarla por su cabello con algo de rapidez, despeinándola un poco. Matilda se sobresaltó confundida ante ese acto casi infantil, y rápidamente agitó sus manos para alejar la de él. Cole lo hizo, y rio divertido, mientras ella lo miraba con una mirada dura y molesta. La respuesta del oficial fue sencillamente encogerse de hombros, con cierto gesto burlón. Matilda lo miró aún más molesta por un rato, y luego se giró ligeramente hacia otro lado. Sin embargo, aunque intentó disimularlo de esa forma, Cole pudo notar que estaba conteniéndose para no reír también. Eso fue más que suficiente para él.

Era algo que su madre hacía en ocasiones para animarlo si lo veía demasiado serio: hacer algo espontaneo y al azar, como despeinarlo, gritar y conducir velozmente el carrito del supermercado por el estacionamiento.

—Descuide, Doctora —murmuró el oficial, dándole una pequeña palmada en su brazo—. Veremos la mejor forma de ayudar a esta niña, se lo prometo. Yo aún no me he rendido, ¿y usted?

Matilda sonrió levemente, y entonces negó con su cabeza.

—Matilda —murmuró de pronto, tomando un poco por sorpresa al Detective. Ella lo volteó a ver de nuevo, y para su sorpresa se veía mucho más animada—. Puedes llamarme Matilda, Cole —pareció serle un poco difícil pronunciar su nombre, pero al final lo hizo—. Lamento cómo me he comportado estos días. Pero no eres tan idiota como pareces —eso último incluso lo había mencionado con tono de broma.

Cole se sintió un poco desconcertado ante ese repentino cambio, y no pudo reaccionar rápidamente. Cuando logró hacerlo, le regresó la misma sonrisa afectiva.

—Tú tampoco, Matilda —respondió irónico.

La psiquiatra se dio unas cuantas palmadas en sus mejillas con ambas manos, como si intentara despertarse a sí misma, y entonces se sentó derecha en su asiento. Se le veía, aparentemente, mucho más tranquila.

—Lamento que no hayas podido obtener lo que buscabas de Evelyn —le comentó—. Quizás cuando se calme podríamos intentar hablar de nuevo con ella.

—No, descuida —le respondió el Detective rápidamente—. Creo que ya la perturbamos lo suficiente. Además tenías razón, creo que no es consciente de lo que sabe o no sabe. No parece que podamos obtener algo útil de ella.

Matilda lo miró fijamente algo escéptica. ¿Lo estaba diciendo en broma? ¿Luego de todo lo que insistió en que fueran hasta allá especialmente a hablar con ella? Cole percibió ese sentimiento emanar de su mirada acusadora, pero su única reacción fue encogerse de hombros, quizás de nuevo un poco nervioso.

—¿Estás seguro? —le preguntó desconfiada.

—Completamente.

Matilda se encogió de hombros, algo resignada.

—Está bien. ¿Entonces cumplirás con tu palabra y ahora me apoyarás para que hagamos las cosas a mi modo?

—Un trato es un trato.

—Te lo recordaré, no lo dudes —señaló Matilda, de nuevo con un poco de humor. Comenzó entonces a revisar su bolso para sacar su teléfono y revisas la hora—. Podemos ir a comer algo antes de ponernos en camino a Salem. ¿Qué dices?

—Suena bien —le respondió con ánimo.

En ese momento, desvió su mirada de nuevo hacia la ventana. A través de ésta, volvió a mirar hacia el patio, hacia el centro de éste, y a las cuatro bancas que se encontraban alrededor de aquel naranjo joven. Hace un momento, las cuatro se encontraban vacías. Sin embargo, ahora había una persona sentada en la banca que daba hacia el edificio. Era un hombre mayor, de poco cabello castaño oscuro y rostro duro, vestido con un abrigo café largo. Se encontraba sentado con un brazo sobre el respaldo de la banca, y miraba directo a la ventana con una sonrisa modesta. Pero al parecer no sólo miraba hacia la ventana: lo estaba viendo directamente a él. El hombre asintió con su cabeza y alzó una mano a modo de saludo, demostrando que se había dado cuenta de que también lo había mirado.

Esto no confundió ni asustó a Cole, ya que de hecho lo reconoció casi de inmediato. Sabía exactamente quién era esa persona… si aún se le podía llamar como tal.

—Pero antes de irnos, ¿me das un minuto? —le comentó a Matilda, intentando sonar lo más natural posible.

—¿Para qué? —le preguntó ella un poco extrañada.

—No tardo.

Antes de que Matilda le pudiera cuestionarle más, se puso de pie, caminó hacia la puerta que daba al patio y salió por ella.

Se aproximó con paso tranquilo hacia la banca en cuestión. El hombre sentado en ella lo miraba, esperando pacientemente a que se le aproximara lo suficiente. El detective se paró justo delante él, y lo observó con la alegría con la que se vería a un viejo amigo, pero con la aprensión que se sentiría ante la inminente llegada de las malas noticias que de seguro lo acompañaban.

—Dr. Crowe —murmuró a modo de saludo.

—Detective Sear —le respondió el hombre sentado, saludándolo con un gesto de su cabeza—. Te ves ben.

—Usted también, para estar muerto —comentó con un tono burlón, que al hombre sentado pareció no provocarle molestia, sino también cierto grado de humor.

El Dr. Malcolm Crowe, psicólogo infantil, era un viejo amigo de su infancia. Lo conoció en un momento en el que se encontraba más que nunca atormentado por los fantasmas, literales, que lo perseguían. En aquel entonces fue su principal motivación para perderles el miedo y comenzar a usar sus habilidades para ayudarlo a los vivos y a los muertos. Le ayudó bastante su guía y sus consejos, a pesar de que cuando lo conoció ya era un fantasma. Aunque, como muchos que había conocido hasta ese momento, no era consciente de su estado. Desde entonces, de vez en cuando volvía a presentarse ante él, aunque nunca era sólo para saludar.    

Cole se sentó en la banca a su lado, y miró pensativo hacia el edificio. No lograba ver a Matilda desde su posición, pero se preguntó si acaso ella lo podía ver a él. Y si lo hacía, ¿qué estaría pensando que hacía?

—Hace unos días vi a mi madre —susurró pensativo—. No la había visto en seis años, y se me apareció de repente para darme una advertencia. ¿Usted también vino para eso?

—¿Ocupas que lo haga? —le respondió Malcolm enigmático. Él también miraba hacia el edificio—. Es una linda chica.

Cole no tuvo que preguntarle de quién hablaba; supuso de inmediato que se refería a Matilda.

—Eso creo.

El Doctor se apoyó por completo contra la banca, y se cruzó de piernas.

—Te gusta, ¿no es cierto?

—No empiece —murmuró el detective, acompañado con una diminuta risa nerviosa—. Apenas la conozco, y ni siquiera le agradó mucho.

—Creo que eso está cambiando. Yo tampoco le agradaba mucho a Anna cuando nos conocimos. Pero cambió de opinión.

—Creo que usted le agradaría.

—Quizás.

Hubo una pequeña pausa en la que ambos guardaron silencio, sólo mirando al frente, perdidos en sus propios pensamientos.

—No has sido sincero con ella —señaló Malcolm de pronto, casi como un regaño—. Incluso hace un momento. Dijiste que no obtendrías nada de esa chica. Pero no sólo sí obtuviste algo: estás aún más seguro de tu sospecha, ¿no es así? Si no es que ya la confirmaste.

Cole no respondió nada de inmediato. En efecto, todo era tal y cómo él había dicho. Esa conversación con Evelyn le reveló mucho más de lo que Matilda pensaba. Pero no podía compartírselo, o al menos no todavía.   

—Ella ya cree que estoy loco por contarle que hablo con los muertos. Si le dijera lo que pienso que está ocurriendo realmente con esa niña… —guardó silencio, como si temiera pronunciar sus ideas en voz alta—. Además de que la quiere mucho; no tomará a bien nada que le intente decir en contra de ella.

—Aun así, le prometiste que encontrarías la mejor forma de ayudarla, cuando en realidad no sientes que exista tal forma, ¿no?

—Creo que me dejé llevar por el momento —comentó Cole, apenado—. Sólo quería animarla… Pero quizás no debí hacerlo…

Cole suspiró agotado, y ciertamente preocupado. Actuaba bastante tranquilo y confiado desde que llegó a ese lado del país, pero la verdad era que se la había pasado casi aterrado conforme se metía más y más a ese caso. Y en esos momentos, Matilda no era la única sin idea de qué hacer a continuación. Quizás lo mejor sería hablar con Eleven al respecto, pero sería hasta que Matilda no estuviera cerca para escucharlo.

—Mi madre dijo que, si seguía en este caso, mi vida y la de Matilda estarían en peligro. —Se viró hacia Malcolm, en busca de un poco de clarificación—. ¿Es cierto?

—No lo sé —le respondió con voz seria—. No funciona de esa forma, tú lo sabes. Pero creo que efectivamente te hasta involucrado en algo realmente peligroso, Cole. Y no hay forma de que te convenza de retroceder, ¿cierto?

—Puede intentarlo —ironizó, provocando que el doctor sonriera divertido—. Pero creo que no. He aprendido a comprometerme con mis casos hasta el final.

—Eso te hace un gran policía. Estaré cerca, por si necesitas ayuda con algo.

—Gracias. Pero espero que no lleguemos a eso.

Cole notó en ese momento que Matilda salía, y ahora caminaba hacia ellos. Pensó que de seguro se había sentido extrañada de verlo ahí sentado, aparentemente solo. Y en efecto, cuando ya estuvo lo suficientemente cerca, pudo notar que lo miraba con cierta confusión.

—¿Qué estás haciendo aquí exactamente? —le preguntó suspicaz.

—Sólo salí a tomar un poco de aire y pensar.

Matilda lo miró fijamente, algo incrédula.

—¿Y ocupas más aire?, ¿o podemos ir a comer ya?

—¿Tú invitas?

—No presiones. Vamos.

La psiquiatra se giró sobre sus pies y se disponía a volver al interior. Cole se paró e igualmente estaba listo para seguirla.

—Cole —le llamó el Dr. Crowe desde la banca. Se detuvo entonces un segundo hacia él—. Buena suerte.

La manera en la que lo había dicho no le agradó demasiado. No sonaba muy optimista o con buenos deseos; sonaba, en efecto, más como una sombría advertencia. Cole sólo asintió con su cabeza como respuesta, y sin decir nada más se apresuró a alcanzar a su acompañante.

Cuando virara hacia la banca una última vez estando ya en la puerta, el Dr. Crowe ya no estaría ahí. Pero no sería la última vez que viera durante esa pequeña aventura en la que se había metido.

— — — —

John Scott llegó al hospital algo tarde esa mañana. No saludó a nadie, sólo se dirigió directo a su oficina con paso bastante calmado. Su gran tamaño y mirada perdida, parecían casi asemejar al paso del monstruo de Frankenstein avanzando por los corredores del hospital, o al menos más de uno de aquellos con los que se cruzó lo pensaron. Esos días se la había pasado yendo al hospital prácticamente cuando le daba la gana, y cuando lo hacía se encerraba en su oficina y casi no hablaba con nadie.

No estaba bien, y todos lo sabían excepto él… o quizás él también lo sabía de cierta forma.

Esa mañana, tras cerrar la puerta de su oficina detrás de sí, toda esa espectral calma que lo acompañaba en el pasillo se fue diluyendo poco a poco. No se sentó en su escritorio; en su lugar, caminaba de un lado a otro, rodeaba el escritorio, se paraba frente a la ventana sin mirar nada en especial, y también pasaba sus ojos por los libros del librero, sin tomar alguno pues en realidad no los necesitaba. La herida de su mano le dolía, y aun así no podía evitar el reflejo involuntario de tocarla, apretarla entre sus dedos, y picarla sobre el vendaje, hasta que se ponía poco a poco rojizo. Era como si esperara que ese dolor de alguna forma lo hiciera despertar de ese letargo en el que se había sumido. Porque en efecto, así se sentía: como si estuviera dormido, o al menos a punto de despertar pero sin conseguirlo.

Y la sed… la endemoniada sed que no se calmaba. Tomaba agua todo el día sin parar, y ésta simplemente no se iba. Y encima de todo, parecían venir acompañada de imágenes turbulentas, e incluso asquerosas, sobre los medio a los que podría recurrir para saciarla. Preocupantemente, la de él encajándole un pedazo de porcelana en el cuello a uno de sus pacientes para beber de su sangre como si de una fuente se tratase, no era la peor de todas.

Su semblante estoico poco a poco se ibas desmoronando, y los pasos que daba por el reducido espacio de la oficina se volvían más desesperados, como si fuera un león enjaulado en busca de alguna salida. Cada vez que pasaba a un lado del escritorio, lo golpeaba con su puño, el de su mano herida, cada vez con más fuerza. Hasta que uno de esos fue tan fuerte que sintió un tremendo dolor en sus dedos, que subió luego por todo su brazo. Gimió con fuerza, y se tomó el brazo adolorido. Miró su mano y se dio cuenta de que el vendaje estaba empapado, y sus nudillos se habían raspado considerablemente.

Su respiración se agitó, y todo su rostro se enrojeció. Su boca hizo una mueca grotesca de desesperación, y acompañado de un quejido doloroso, comenzó a chocar su mano repetidas veces contra el escritorio. Una y otra vez, estrelló su puño contra la superficie dura, abriéndose los nudillos y rompiendo los huesos. Cuando su mano ya no le respondía, se tomó de la muñeca con la otra, sólo para seguirla estrellando más y más. El escritorio se había abollado, y se encontraba rojo por completo por la sangre. Su mano igualmente se encontraba bañada de rojo, y sus dedos ya en esos momentos se estaban torcidos y sin forma.

Se detuvo y cayó de rodillas del suelo, y luego se desplomó del todo en éste. No había sido el insoportable dolor el que lo había hecho detenerse, sino el mero cansancio. Se quedó ahí tirado sobre su costado izquierdo, respirando como si cada inhalación lo hiciera sufrir. Estaba totalmente perdido… ya no se sentía en lo absoluto como él mismo…

Sintió entonces los pasos ligeros de alguien a su alrededor… pero, eso era imposible; la puerta ni siquiera se había abierto. Intentó mirar, pero estaba tan agotado que apenas y lograba mover los ojos. Lo único que fue capaz de ver al inicio, fue la tela blanca de un largo vestido, que se arrastraba por la alfombra de la oficina mientras avanzaba a su alrededor; lento, muy lento. Aquella figura blanca parecía casi brillar, lo que desde su perspectiva borrosa le parecía algo hermoso.

Se paró justo delante de él, y se colocó de cuclillas. Scott logró alzar apenas un poco su rostro, y entonces entre toda esa blancura que la envolvía, vio una muy larga cabellera negra como la noche, que caía como una cascada, cubriéndola por completo. Era la figura pequeña… de una niña… y entre todos esos largos cabellos negros, él sintió que lo estaba viendo.

—¿Sa… mara…? —Murmuró con debilidad, aunque quizás en realidad no había tenido la fuerza suficiente y sólo creyó haberlo dicho.

Aquel ser inclinó su rostro ligeramente hacia un lado, y sus cabellos cayeron en esa dirección. Y fue entonces como parte de su rostro quedó al descubierto, incluido su ojo derecho… su ojo completamente gris y ausente de cualquier rastro de vida, adornando un rostro horrendo, desencajado… y muerto.

Scott respiró con más agitación, e intentó gritar. Sin embargo, no tenía fuerzas ni siquiera para eso. La sed se había vuelto inmovilizadora…

FIN DEL CAPÍTULO 36

Notas del Autor:

—El personaje de Malcolm Crowe está basado en el personaje del mismo nombre de la película Sixth Sense o Sexto Sentido de 1999, respetando los acontecimientos de la película original hasta el momento final de ésta.

  Capítulo Anterior Capítulo Siguiente  

Resplandor entre Tinieblas La Dra. Matilda Honey ha dedicado toda su vida a ayudar a los niños, especialmente a aquellos con el “Resplandor”, niños con habilidades especiales como ella misma lo fue. Desde hace muchos años, ha ayudado activamente en la Fundación Eleven, una organización dedicada a apoyar a este tipo de niños. Siguiendo esta misión, es llamada al Hospital Psiquiátrico de Eola, para entrevistar a una niña de doce años llamada Samara Morgan, quien presenta enormes habilidades psíquicas, que parecen salirse de los patrones normales que hubieran visto antes. Todos los que tienen algún contacto con ella, dicen que hay algo extraño detrás de sus habilidades, algo que sólo pueden describir como “maligno”.

Pero Matilda no cree en el mal, y está decida a ayudar a Samara, así como alguien la ayudó a ella en su juventud. Pero se dará cuenta más temprano que tarde que el mal es de hecho bastante real, y que se ha metido en algo que está más allá de lo que puede entender…

+ “Matilda” © Jersey Films, Danny DeVito, Roald Dahl.

+ “The Ring” © DreamWorks Pictures, Gore Verbinski, Koji Suzuki.

+ “The Shining” © Warner Bros., Stanley Kubrick, Stephen King.

+ “Stranger Things” © Netflix, Matt Duffer y Ross Duffer.

+ “Before I Wake” © Intrepid Pictures, Mike Flanagan y Jeff Howard.

+ “Orphan” © Dark Castle Entertainment, Jaume Collet-Serra, David Leslie Johnson.

+ “The Omen” © 20th Century Fox, Richard Donner, David Seltzer.

+ “The Sixth Sense” © Hollywood Pictures, Buena Vista Pictures Distribution, M. Night Shyamalan.

+ “Case 39” © Paramount Vantage, Paramount Pictures, Christian Alvart.

+ “Doctor Sleep” © Stephen Kng.

Si te ha gustado mi trabajo y deseas ver más de él, puedes apoyarme invitándome un café. Será enormemente apreciado.

2 pensamientos en “Resplandor entre Tinieblas – Capítulo 36. Un poco de aire

  1. Nacho Rodriguez Piceda

    Whau, AL FIN LLEGO LO QUE ESTABA ESPERANDO! Matilda como Mamá!
    Hola Winn, muchas gracias por el capítulo, me gusta que actualizes en la semana. Me gusto mucho la aparición del Dr. Crowe, la idea que después de la película todavía lo acompaña a Cole y lo protege.
    Pero también se que cuando lo Ghosts aparecen es una mala señal de algo va suceder.
    Pregunta:
    A Matilda lo ocurrira lo mismo que a Emily, si adopta a Samara?

    Responder
    1. WingzemonX Autor

      Hola Nacho, me alegra que te agrade la idea de Matilda y Samara 🙂 Pero será una opción con la que la primera tendrá que meditar mucho, ya que hay varias implicaciones. Este episodio me gustó en lo personal porque pude aplicar varias ideas que tenía desde el inicio de la historia, como plantear la posibilidad de que Matilda pudiera adoptar a Samara y que el Dr. Crowe en efecto se apareciera de nuevo hacia Cole y pudiera serle de un poco de guía en esta difícil situación en la que se ha metido. Y en efecto, no es buena señal que se le estén presentando tan repentinamente… Y sobre lo que comentas de Emily, pues Matilda tiene algo más de experiencia y en efecto tiene más apoyo, pero aún no sabe toda la verdad detrás de Samara… pero quizás Cole sí…

      Responder

Deja un comentario